PROGRAMA CONTRAINFORMATIVO SEMANAL. RADIO MAI 102.8 FM ZARAGOZA. JUEVES 21:00H.

martes, 5 de febrero de 2008

HABLEMOS PUES DE COLOMBIA

Vergonzosa de nuevo la actitud de TODOS los medios de comunicación españoles, imagino que con ellos los de otros países del primer mundo, con respecto a la iniciativa sobre la desaparición de las FARC. Informándose en ellos parece que el problema en Colombia son las FARC, y que desaparecidas estas a Colombia llegará la justicia social, la igualdad, el progreso y la paz. Evidentemente quien haya convocado la iniciativa en su derecho está, pero en mi opinión tiene una visión no muy acertada de la sociedad donde vive. Lo denunciable es el silencio informativo con el que los medios han premiado a Uribe y su gobierno durante estos años, y que se rompe con este alud de minutos y columnas que se da a esta iniciativa. ¿Son las FARC menos legítimas que el gobierno de Uribe?. ¿Es ilegítimo una guerrilla que combate un gobierno dirigido por un narcotraficante y paramilitar, un gobierno que dirige un país en el que se asesina sistemáticamente líderes de la oposición? ¿No sería más lógico, justo y eficaz abogar por una negociación que por una disolución de una de las partes? Las FARC no son la causa del problema, sino su consecuencia.

4 comentarios:

rafa dijo...

Lo que comenzó como una campaña de intoxicación mediática y un sabrosón culebrón meridional entre Uribe y Chávez, ha pasado ya a la fase de convocatorias callejeras de un ridiculo insondable. ¿Esta gente también se manifestaría contra la violencia paramilitar y estatal contra la izquierda colombiana? Lo dudo. Es más, es posible que esto forme parte de una campaña internacional que justifique la activación de la siguiente fase del Plan Colombia: la intervención militar directa de "la comunidad internacional" (es decir, USA y sus lacayos). Cada vez son más sonoros los rumores de supuestos "expertos" en la materia que hablan de la complicidad venezolana con las FARC. Si Uribe solicitase intervención militar a terceros, sería la ocasión para intentar terminar con la insurgencia colombiana y de paso con la democracia venezolana.
Es cierto que Chávez solicitó que las FARC salgan del listado de organizaciones terroristas que de despacho en despacho va por las cancillerías del mundo libre. No lo hemos comentado aquí pero sin duda es un buen tema de debate. Yo estoy de acuerdo con Chávez, aunque condeno la violencia contra civiles venga de donde venga. Las FARC no son hermanitas de la caridad precisamente. Nadie lo es en una guerra. Y lo que hay en Colombia es una guerra, no "lucha antiterorista". Uribe tiene la mismas manchas de sangre en sus manos que los dirigentes de las FARC. En Rebelión han publicado en PDF (sección libros libres, que se pueden descargar gratismente) una biografía no autorizada del sujeto en cuestión.

Toño dijo...

... sintiéndolo mucho no estoy de acuerdo con vosotros en algunos aspectos:

... las FARC como grupo terrorista que es, que secuestra, asesina y se lucra ... exactamente igual que los paramilitares afines al gobierno de Uribe, no son la causa del problema ni su consecuencia, es uno más de los graves problemas de Colombia.

rafa dijo...

HOmbre, alguien que entra al debate!!!!
Terrorista no es exclusivamente el que secuestra o asesina o se lucra, porque por esa regla de tres miles de delincuentes serían terroristas. Terrorista es el que intenta imponer objetivos políticos mediante el empleo del terror. Y en eso es un maestro por ejemplo EEUU, o el estado franquista. Ignoro sinceramente si las FARC de hoy tienen algo que ver con las de ayer, las de hace 30 años y el ELN y el Cura Pérez y toda esa imaginería revolucionaria del siglo XX, pero creo que su lucha fundamental era y debería seguir siendo contra el Estado colombiano, es decir, contra el ejército regular y las fuerzas paramilitares. Sin qu con esto justifique a las FARC o al ELN, no es ningún secreto que muchísimas acciones salvajes contra población civil colombiana, especialmente campesinos que son los que nutren las FARC, han sido perpetradas por soldados o paramilitares disfrazados de guerrilleros. Se trata de un viejo truco que todos los ejércitos latinamericanos han aprendido en la Escuela de las Américas y luego lo han aplicado en Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Colombia, etc.
Insisto, la vocación de las FARC NO es terrorista. Lucha armada no equivale a terrorismo. ¿que han asesinado gratuitamente? Tampoco lo dudo y ya he expresado una condena. ¿Que llevan años secuestrando, reclutando adolescentes, traficando? Lo condeno igualmente, pero entiendo que eso obedece a una respuesta equivalente a las "soluciones" que el estado colombiano ha puesto en práctica durante décadas, que se reducen básicamente a lo mismo, pero en nombre de la "democracia", lo que a mi parecer es más condenable por maipular y mentir y asesinar en nombre de un sistema que creemos que no necesita delinquir y asesinar. En nuestro programa hemos tenido suficientes testimonios sobre Colombia como para no caer en el maniqueismo fácil. Los problemas de un estado suelen provenir normalmente de las propias estructuras de ese estado. La clase dirigente colombiana ha sido y es el mayor de los problemas de Colombia, no lo que hacen 30.000 guerrilleros en las selvas tropicales.

joseluis dijo...

Pues yo no siento nada estar en desacuerdo contigo Toño. Que las FARC es un grupo terrorista es un juicio de valor y por tanto opinable, habría que ponerse de acuerdo en definir terrorismo y a partir de ahí evaluar si este grupo guerrillero (personalmente prefiero esta denominación) y sus acciones se adecúan o no a dicha definición. Labor que seguramente exceda las pretensiones de este blog. Personalmente y por lo poco que conozco la realidad colombiana no lo úbico dentro de las organizaciones terroristas (ya que considero que terrorista y violenta no son sinónimos).
En cuanto a lo otro, tampoco creo que las FARC sean ni la causa ni el problema, ni siquiera parte del problema, ya que si desapareciesen dudo mucho que la vida situación socio-económica de la mayoría de la población colombiana (no de su élite) mejorase un apice. Por contra, entiendo que el problema de Colombia es el de tantos países, una élite vendida a los intereses capitalista foraneos y locales, y que mantienen el orden en sociedades donde las desigualdades y la miseria son protagonistas. ESE es el problema, no las FARC, ni los paramilitares, que son consecuencias de ese problema, y que en mi opinión desaparecerían en el momento en el que el PROBLEMA lo hiciera.
Ya imagino que es más cómodo para los defensores de este orden mundial echarle la culpa a los que se rebelan de forma violenta contra el papel que les ha tocado jugar en este mundo, y que se les llame organizaciones terroristas.
Afortunadamente para nosotros, nos ha tocado otro papel.