PROGRAMA CONTRAINFORMATIVO SEMANAL. RADIO MAI 102.8 FM ZARAGOZA. JUEVES 21:00H.

domingo, 8 de julio de 2012

LOS ALEMANES DEL CAMERÚN

En el reparto de la tarta llamada África que se realizó a finales del XIX, Alemania, que no tenía colonias, “arrancó” un territorio al resto de potencias europeas, que los portugueses llamaban Camerún, ya que era un territorio rico en gambas (camaroes en portugués). Allí vivieron un millar de alemanes, militares y comerciantes con ganas de hacerse ricos, hasta que en 1916 tuvieron que huir ante la llegada de los ejércitos aliados de la IGM. Es curios que los nativos cameruneses tienen buen recuerdo de los alemanes, más educados, “justos” y menos violentos que ingleses y franceses. En su huida de los aliados, pasaron a Guinea Ecuatorial, entonces colonia española, y de allí embarcaron a la Península. La mitad más o menos, más de 400, vinieron a establecerse a Zaragoza. España era neutral y tenía obligación de acoger a exiliados de países en guerra, aunque éstos no podían salir de España hasta que no acabará la contienda. Aquí se establecieron con sus criados cameruneses, llamando la atención de la población local (casi más los criados que los germanos). Hay testimonios en la prensa de la época que critican los escándalos y peleas que provocaban, pero también hay de como forman el primer colegio alemán, entonces en la calle Cervantes, o las primeras empresas que formaron, como El tinte de los alemanes, o las salchichas Kürtz. Pasaron los años y la colonia alemana creció, ya que alemanes que no habían estado en Camerún llegaron atraídos por la posibilidad de ir a un lugar en el que ya tienen los contactos para iniciar alguna actividad. Al subir Hitler al poder en 1933, aquí en Zaragoza también se formó la consiguiente franquicia, todo organizado en torno al colegio alemán que era el centro social de los alemanes en la ciudad. Muchos de ellos lucharon con el ejército nazi en la IIGM. Una de las huellas que estos alemanes dejaron en la ciudad es el cementerio alemán que forma parte del municipal de Torrero, y que a mí siempre me había llamado la atención, ¿Por qué un cementerio alemán en Zaragoza?. Es un terreno cercado, en el que la colonia alemana de la ciudad enterraba a sus muertos, hoy bastante descuidado, pero que hasta hace pocos años era lugar de quedada de las familias que aún vivían en Zaragoza. Allí está enterrado Mauricio Aznar, líder de Mas Birras, cuya madre era alemana. Para el que quiera saber un poco más de esta historia, puede hacerse con el libro de Sergio del Molino “Soldados en el Jardín de la Paz”.