PROGRAMA CONTRAINFORMATIVO SEMANAL. RADIO MAI 102.8 FM ZARAGOZA. JUEVES 21:00H.

martes, 3 de abril de 2007

VOTA ÚTIL

No quería entrar al trapo tan pronto, pero veo que hay ganas de adelantar elecciones.
Efectivamente, la expresión del Gatopardo es, en líneas generales, en cuestiones laborales y económicas, una verdad histórica. La perspectiva del siglo pasado y lo que de este llevamos así parece indicarlo.
El fomento mediático y sistémico del bipartidismo es un éxito del capitalismo para su supervivencia bajo las formas de la democracia. No es casual que la explosión de los medios de comunicación social masivos sobrevenga con el siglo XX y no antes. La técnica y el avance de las luchas políticas convergieron en este contexto.
A día de hoy vemos a dónde ha conducido al mundo libre el bipartidismo: al borde del abismo bélico, ecológico, económico y social a escala planetaria. Hoy todo parece ser una mercancía, algo susceptible de tener un precio, y por tanto, un comprador. Esa parece ser la utopía capitalista que hace aguas, y nunca mejor dicho, por todas partes. Supone la renuncia a la dignidad humana y la adoración del beneficio y la riqueza material por encima de cualquier otra consideración, y resulta que miles de millones de personas sufren cada día estas consecuencias, con nuestra complicidad, lo queramos ver o no. El bipartidismo está generando un estado de desesperanza y de falta de fe en el sistema político electoral muy conveniente al propio sistema. La pasividad del electorado norteamericano es el futuro de nuestras democracias, esa pasividad y el desprecio de la ciudadanía por la política avanza cada día, y con ese avance llega también el cuestionamiento del Estado del Bienestar sin contestación social y otros desastres como las privatizaciones, el alargamiento de la edad laboral, el cuestionamiento de las pensiones, etc.
El bipartidismo degenera en una sociedad muy parecida a la arcadia fascista, en esas sociedades agradecidas a sus líderes, solo que bajo otras formas aparentemente más democráticas. Recordemos que mucha gente que vivió bajo el fascismo tiene recuerdos agradables (orden, trabajo, etc) de sus vidas bajo ese orden capitalista de excepción.

Pero este sistema también tiene debilidades. Si la mayoría social quiere, se puede cambiar buena parte del sistema, aún a riesgo de que la situación requiera la intervención golpista para "enderezar" la senda que marca el capital. De ejemplos está llena la historia del siglo XX en los cinco continentes. América Latina tiene ahora mismo la oportunidad de demostrarlo de nuevo.
¿Y qué se puede hacer aquí? Dada la imposibilidad de que un partido como IU alcance los 12millones de votos y visto lo bien que le va a los partidos nacionalistas con sus logros electorales, quizá sea la hora de que la izquierda real de este país se plantee DE VERDAD que ocurriría si a la izquierda del PSOE surgiese un grupo parlamentario con planteamientos que beneficien a la mayoría social: jornada de 6 horas, horarios a la europea, menos gasto militar y más social, combatir la especulación inmobiliaria, aseguramiento de TODO TIPO DE COBERTURAS SOCIALES, etc, etc. Se trata de una cuestión táctica, no estratégica. No hay que renunciar a los ideales propios, pero se puede probar, durante una legislatura, qué ocurriría sí... en lugar de descartarlo con la idea de que todos los políticos son iguales. Como todos los políticos y las políticas no son iguales murieron Lumumba, Allende, la II República Española, etc.

Pongamos por caso (y es un esfuerzo de imaginación de proporciones colosales que diría Rajoy) que surge esa fuerza y que con 40-55 escaños se convierte de verdad en la fuerza bisagra que obligue a los partidos mayoritarios a poner en marcha esas políticas. De alguna manera y a muy pequeña escala, eso es lo que ha ocurrido en País Vasco y Cataluña con las consejerías de IU.
¿No sería esa de verdad, para la izquierda real, una buena definición del "voto útil"? ¿Por qué no dar una oportunidad de verdad a que eso ocurra?
Hay que replantearse el sentido de esa condenada expresión del "voto útil". Hay que convertirlo en útil de verdad para que todo no siga igual.

2 comentarios:

joseluis dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo que apuntas, creo que es bastante interesante el artículo, bastante más que el precedente, al que como le quitemos la foto, en poco queda.
Ya me he explayado en el comentario de "Todo comprensión...", así que dejo el debate electoral para el futuro, que habrá tiempo. POr cierto, insisto en que lo que dices aquí no tiene mucho que ver con lo que dices en los comentarios de "todo comprensión... " no?

rafa dijo...

Celebro que estemos de acuerdo. Creo que se da la coyuntura en la actualidad para que haya un bipartito de izquierdas en este país de una vez y se pongan las cosas en su sitio. Hace falta alguien que diga al neoliberal que no todo vale y que hay derechos ganados con mucha sangre y cárcel de gente de todo el mundo para que venga un ejecutivo engominado, bebedor de pinot noir y enganchado a la coca y el golf a decirnos el futuro que nos espera y que vayamos pensando en un plan de pensiones privado. Y UNA PUTA MIERDA, ANTES MUERTO.